La poda de rosales

La poda de rosales

Al final del invierno, cuando el peligro de heladas haya pasado y las yemas comiencen a hinchar, será el momento idóneo de realizar la poda en rosales.

Los cortes se harán en función del vigor de crecimiento que se desea y del tipo de rosal.

Rosales bajos: La poda será rigurosa, dejando 3 yemas por rama. A principios de invierno habremos dado una poda leve, eliminando entre un tercio y la mitad de su vegetaon.

De copa o tallo alto: Dejar solo ramas de entre uno y tres años.

Arbustivas: Elimina las ramas viejas, secas o enfermas, despuésés rebaja un tercio el resto de las ramas.

Trepadoras: Respeta las guías que cubrira la celosía, paredes etc. podando las secundarias a tres yemas desde su insercion en la guía.

Rastreras: No requiere muchos cuidados. Poda la madera muerta, brotes déviles y despunta las ramas del año anterior.

Nota: En todos los casos es necesario eliminar flores marchitas, partes muertas, ramas déviles y aquellas que se dirijan hacia el interior.

Los cortes deben ser limpios, a 6-8 mm por encima de las yemas que apunten al exterior. Escoge las tijeras adecuadas, de una mano, si las ramas son delgadas, de dos, si son más gruesas.

En caso de tener que cortar madera seca y gruesa emplear la de yunque.

Abonar superficialmente con abono ogranico alrededor del rosal, tapandolo ligeramente con tierra.

Recomendamos el uso de pasta cicatrizante en los cortes de más de 3 cm de diometro, para prevenir infecciones.

Usar guantes lo suficientemente sensibles para permitir trabajar con precisión y tan resistentes como para que las espinas no los traspasen.

Publicado el 03/02/2022 por Alejandro, jardinagro.com Home, Jardineria, Huerta 387

Categorías del blog

Buscar en el blog

Artículos relacionados

Ant.
Sig.

No hay productos

A determinar Envío
0,00 € Total

Pagar