Poda de los rosales

Poda de los rosales

Los rosales hay que podarlos al menos una vez al año para rejuvenecer la planta y estimular su crecimiento.

Existen dos tipos de poda, la de formación y la de floración.

La poda de formación proporciona al rosal una estructura sólida y equilibrada.

La poda de floración cuyo objetivo es que la planta tenga una floración intensa y la poda suele realizarse a finales de invierno para formar madera joven que florezca en primavera.

Los rosales no florecientes sólo florecen en madera vieja de un año y deben podarse inmediatamente después de la floración.

Finalmente, la poda siempre se acompaña de otras tareas como eliminar los chupones y la madera muerta, es decir, quitar aquellas ramas que no estén sanas o no produzcan flores. También deberás eliminar las flores marchitas que puedan dar mal aspecto al rosal.

Siempre deberemos conservar las ramas jóvenes y aquellas que tengan yemas, es decir, de donde después saldrán las rosas.

Publicado el 20/12/2018 Home, Consejos 24

Archivos del blog

Categorías del blog

Buscar en el blog

Artículos relacionados

Ant.
Sig.

No hay productos

A determinar Envío
0,00 € Total

Pagar